Saludo del Presidente

Este año será especial  para nuestra Hermandad, el 20 aniversario fundacional nos espera. Acudamos llenos de júbilo a celebrar nuestro amor, por María Santísima del Rocío y el Pastorcito divino.

Comenzaré recordando y cantando en mi interior, "Una Oración rociera", con el corazón acongojado, a todos los que un día se fueron por las arenas, camino del cielo, de la mano de Nuestra Bendita Madre Rocío, con su cinta en el sombrero, su estrella en el pecho y su cordón desgastado por el tiempo y llena de polvo de los caminos, que año tras año, les llevaron hasta Ella. Quiero dar las gracias, a todos, en especial a los que nos faltan, a los que añoramos, sin vosotros y vuestro esfuerzo, no podía haber llegado hasta aquí y colgarme la medalla de La Estrella, en mi corazón. Gracias al tesón y al empeño que habéis dedicado a vuestra querida Hermandad, podemos celebrar, este 20 aniversario.

Debemos dar Gracias a Dios por ser testigos de ésta efemérides fundacional, y sentirnos orgullosos de seguir celebrando en comunión, tanta devoción rociera.

Son muchas las personas y hermanos que han contribuido en este proyecto cristiano, muchas son las anécdotas y los acontecimientos vividos, qué bello es, cuando se entiende en Hermandad.  Muchas son las horas en peregrinación, muchas las risas y muchos los llantos, muchos actos de culto, muchos los gestos de misericordia y caridad, muchas las pérdidas, y muchos, que desgastados, no quisieron acompañarnos....Pero echar la vista atrás !!!!!! y mirar quien sigue estando, quien sigue coronada y a quien seguimos venerando.... aunque calle la música, las guitarras, los tambores y las flautas, aunque no haya flores a su alrededor, aunque no haya candela ni se enciendan velas, siempre habrá marisma, polvo y arena, siempre habrá una Ermita y siempre habrá una Reina.

Es la Hermandad quien soporta en el tiempo, tantas alegrías y desavenencias, quien se sostiene por un amor prometido, quien camina con su cruz al lado de Jesucristo y quien día tras día, reza al unísono, un Ave Maria. Es la Hermandad quien sale a nuestro encuentro, quien recoge nuestra Fe y nos enseña que en comunidad y como hermanos, nuestras plegarias y oraciones,  tienen más fuerza.

Termino este escrito, expectante y alegre, por lo que nos acontece y diciendo que sigamos dejando entrar a Cristo resucitado, de la mano de María, en nuestro corazón y tengamos la confianza y la fe en ellos. Su promesa es eterna y verdadero el amor por el que se entregó al mundo.

Sigamos dejando en el tiempo, con sencillez y humildad, una huella rociera, pisando como peregrinos de Santa María del Rocío.


Enrique Javier Úbeda Moreno
Presidente de la Hermandad Ntra. Sra. del Rocío la Estrella de Madrid

a

lu
ma
mi
ju
vi
sa
do
29
30
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
1
2
3
4
IV SABATINA DE LA HDAD. DE NTRA. SRA. DEL ROCÍO LA ESTRELLA DE MADRID.Camboares