Saludo del Presidente

.... y por fin llegó mayo, ya llega el momento que todo el que se siente rociero estaba esperando. Ya se ultiman los preparativos de la Romería, los nervios y la impaciencia se apoderan del día a día. Las Hermandades multiplican sus esfuerzos para que todo esté listo y preparado, para vivir otro año el sueño de poder verla en Pentecostés, de peregrinar hasta Ella, de poder decirla aquí está tu siervo, como tú lo fueras, de vivir en la búsqueda interior y morar en tu "SI" al Señor.  

Que ganas tengo de verte mi Reina, mi Madre Almonteña, la que vela mis sueños, mi candela y mi guía, mi protección y mi ayuda.

Un año más y muy agradecidos por ello, todo comenzará en Trigueros, hasta allí viajará nuestra Lágrima de la Hermandad de Ntra. Sra. del Rocío La Estrella de Madrid y todos los hermanos con ella,  al lado de nuestra Hermandad Madrina, al lado de su Carreta, Altar de su Bendito Simpecado que después de tantos años, sigue luciendo imponente cuando va por los caminos peregrinando hasta Ella, engalanada de flores y con la fe de un pueblo que siempre le reza.

Encerrada  entre sus varales se deja ver la fe de dos Hermandades, del que camina y le reza, del que en la distancia sus plegarias eleva, de los que ya no están, y sus recuerdos son pisadas que aún perduran en la arena….. su memoria nuestras huellas, pues aunque nos lo veamos, ellos nos acompañan desde las Marismas Eternas.  Para los que sufren enfermedad también hay un hueco en la Carreta, su fe los acompaña y los lleva con su Hermandad, junto a la Misericordia y la Piedad, la que de Dios esperan. 

Dejemos un sitio también a los que no te conocen Madre mía, el camino es muy largo y hay muchos que cansamos ven al Señor y deciden acompañarle de tu mano, sedientos de su amor y tu abrazo, seamos manos abiertas y servidores de su  Palabra, a su lado todo se alcanza. Todos caben sin importar religión ni raza, y así lo vive un buen rociero, sin dar importancia a jerarquías o ridículos escalafones sociales, a quien más tiene, al que más necesita o el que mas gasta, todos somos hermanos de un rocío que se nos regala. 

Y así viviremos el camino, no para todos el mismo, cada uno vive el suyo, cada uno su penitencia y sus promesas, sus plegarias y ofrendas. Ya llegamos a la Aldea, a la Casa de Hermandad de Ntra. Sra. del Rocío de Trigueros, donde su Simpecado nos espera en la puerta saludando a las carretas, la emoción se envuelve entre lágrimas que brotan de un testimonio y una esperanza que hemos dejado en nuestras huellas con la creencia y la confianza en un Dios que vive y una Madre que nos espera.  

Vivas que vuelan desde las carriolas con entusiasmo y pasión, por una promesa cumplida, por llegar un año más, junto a los hermanos, hasta su Aldea, por sentir su calor en lo más hondo del corazón, de vivir de una alegría prometida y plena. 
La ilusión se mantiene intacta y la expectación más duradera, pronto estaremos en la Ermita, abrazados a la reja, y llegará ese momento donde crucemos las miradas y ya no haya distancia para poder contemplarla y quedarnos sin palabras. Que bello y verdadero ese silencio, para que romperlo si Ella sabe lo que queremos, nunca un silencio te da más calma, quietud  y sosiego, se enmudecen los relojes, ya no existe el tiempo.  Ya no vale el rumor, la pereza, jugar al escondite y ocultar defectos ni sentimientos, es momento de ser sincero y vivir de su gracia, es momento de entregarse y olvidarnos de todo, sentir su indulgencia, su favor y su infinito amor verdadero.

Aún quedará mucha Romería y como Hermandad junto a todos los hermanos, viviremos los cultos programados, la presentación ante la Pontificia, Real e Ilustre Hermandad Matriz de Ntra. Sra. del Rocío de Almonte y la Blanca Paloma, la Misa dominical de romeros en el Real y el Santo Rosario en la penumbra del día,  que culminará a su término, con la esperada salida de nuestra Virgen del Rocío, a hombros de su pueblo Almonteño, dando inicio a un nuevo Pentecostés para todos los rocieros. Nuestra Madre del Cielo que al Pastorcito Divino en brazos lleva, sale a ver a sus Hijos en su trono de Reina. La Señora llena las calles de la Aldea derramando Espíritu Santo a todos sus romeros, Espíritu rociero, dones que vienen del cielo, dando gracia plena, bendiciendo corazones y cumpliendo promesas. Terminado tan esperado instante,  será momento de dar gracias y decirle que pronto volveremos a verla, entre lágrimas de alegría y tristeza, que pena estar tan lejos y a la vez tan cerca.  
Que sepamos renovarnos y empezar una nueva etapa junto Ella, que seamos dignos de servir en su presencia. Que Ella lleve al Padre nuestras súplicas y rezos.

Os deseo una feliz Romería y un momento inolvidable junto a la Reina de las Marismas y su Divino Hijo, el Pastorcito de amor, Jesucristo, el Salvador.

Enrique Javier Úbeda Moreno
Presidente de la Hermandad de Ntra. Sra.del Rocío, la Estrella de Madrid.

a

lu
ma
mi
ju
vi
sa
do
26
27
28
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
FIESTA DE LA PARROQUIA DE NTRA SRA DE LA MISERICORDIAIX SABATINA DE LA HDAD. DE NTRA. SRA. DEL ROCÍO LA ESTRELLA DE MADRIDCamboares